Facebook Twitter
Inicio

Hola a todos. Me llamo Ayón y llevo casi siete años sin jugar.

Hola a todos. Me llamo Ayón y llevo casi siete años sin jugar. Quisiera ofreceros mi testimonio por si os sirve de algo en vuestra lucha por parar, que no eliminar, esta p... enfermedad. No juego desde el 3 de junio del 2008. Dejé de hacerlo el día que mi mujer me dio las famosas 20 preguntas y me di cuenta de que era un ludópata en toda regla. Antes de eso había estado jugando toda mi vida, los últimos cuatro años en las tragaperras, que fue lo que me desarticuló totalmente la economía. Pero, en realidad, yo ya jugaba desde niño: a las canicas, al billar, recreativos, etc. Lo único que hicieron las tragaperras fue poner sobre el tapete mi problema muy claramente. Me lo jugaba todo. He llegado a dejarme mi nómina en dos o tres días en las maquinitas. A veces jugaba en cinco máquinas a la vez. Después de ser consciente de que era un enfermo, ese mismo día, el día que leí las 20 preguntas fui a una asociación. Allí me explicaron claramente cuál era mi enfermedad y lo que debía hacer para frenarla. Desde ese bendito tres de junio no he vuelto a jugar una sola vez a nada que implique apuestas o dinero de por medio. ¿Que hice? Muy sencillo, tan sencillo que ahora me parece estúpido no haberlo hecho antes.

1º - NO LLEVO NUNCA MÁS DE CINCO EUROS EN EL BOLSILLO. Tengo para tabaco, cafelito, periódico y poco más. Si me sobra algo se lo doy a mi mujer al acabar el día y a la mañana siguiente vuelta a empezar. La economía familiar la lleva enteramente mi mujer, que además lo hace de maravilla. Los ludópatas no solemos manejarnos muy bien en la economía doméstica.

2º - NO ME PONGO JAMÁS A PRUEBA CON EL JUEGO. Soy un enfermo, yo no controlo el juego, ÉL ME CONTROLA A MÍ. A lo mejor si me pusiese a prueba conseguiría no jugar durante algún tiempo, pero finalmente recaería. ¿Y SI NO FUESE ASÍ? NO ME DÁ LA GANA HACER EXPERIMENTOS, PUEDO PERDER MUCHO Y NO VOY A GANAR NADA.

3º - ACUDO REGULARMENTE A MI ASOCIACIÓN DESDE HACE SIETE AÑOS. Ya no voy todas las semanas dos veces, pero no fallo ningún mes.

4º - HE PAGADO TODAS MIS DEUDAS DE JUEGO. Lógicamente no lo pude hacer de golpe, pero en la actualidad no debo un duro.

5º - AYUDO EN MI ASOCIACIÓN O FUERA DE ELLA A TODA LA GENTE QUE QUIERE DEJAR ESTA ENFERMEDAD. Es una deuda que tendré toda la vida con quienes me ayudaron a mí. Además, al ayudarlos a ellos me ayudo también a mí. El ser humano tiende a olvidar lo malo y estar en contacto con otros ludópatas me recuerda siempre lo mal que yo estaba.

6º - PASO DE BUSCAR RAZONES DE MI ENFERMEDAD. SOY LUDÓPATA Y PUNTO. No me interesa saber el porqué, nadie lo sabe con seguridad y yo no voy a ser más inteligente que los demás. Prefiero SABER QUÉ HACER PARA FRENAR EL JUEGO EN LUGAR DE DESCUBRIR POR QUÉ LLEGUÉ A ÉL. En definitiva, ¿de qué me serviría saberlo? Tan solo os puedo decir que mi padre arruinó su vida y la de los que le rodeaban, murió ludópata y sin reconocerlo ¡Vale! probablemente lo mío sea genético, ¿y qué? Eso no soluciona el problema y seguro que muchos otros no son ludópatas por herencia sino por otro motivo, para mí eso es irrelevante.

7º - EVITO EL AMBIENTE QUE ME RODEABA Y LAS PERSONAS CON LAS QUE JUGABA. De cajón.

8º - NO OCULTO MI ENFERMEDAD, PERO TAMPOCO LO VOY PREGONANDO. Hay gente con mucha mala leche, os lo aseguro.

9º - NO HE VUELTO A MENTIR. Los ludópatas somos unos mentirosos compulsivos, hay que echarle valor al asunto, hablar con quien vosotros sabéis que tenéis que hablar y no caer de nuevo en ese círculo vicioso.

10º - ESCUCHO A LOS QUE TIENEN MÁS EXPERIENCIA QUE YO EN ESTE TEMA Y APRENDO DE ELLOS. Por supuesto, también de los que empiezan; en definitiva, yo era como ellos, o peor.

11º - VIVO EL DÍA A DÍA, TAN SOLO ESTAS 24 HORAS. Puede que esté muy lejos de la última vez que aposté, pero mi probable próxima apuesta puede estar a la vuelta de la esquina. No puedo bajar la guardia, muchos recayeron después de siete años rehabilitados. Incluso es contraproducente que me enorgullezca del tiempo que llevo sin jugar. Eso puede hacer que baje la guardia y mi cerebrito ludópata es muy listo y está deseando aprovechar la más mínima grieta. Evidentemente estoy ahora más relajado que al principio, pero no me lo creo. Todo esto es fruto de mi experiencia personal, llena de dudas y preguntas sin resolver, pero si a mí me valió y soy muy del montón, estoy convencido que os puede valer a todos. Seguramente me habré dejado muchas cosas en el tintero, perdonadme por ello, pero creo que sí os he comentado lo esencial.

ADELANTE COMPAÑEROS, NO ESTÁIS SOLOS, SOIS MÁS FUERTES Y VALIENTES DE LO QUE OS CREÉIS Y PODÉIS SALIR DE ESTO, OS LO ASEGURO.

Un saludo para todos y ánimo.